Juegos de azar, la adicción en la adolescencia

Juegos de azar, la adicción en la adolescencia

En la actualidad las nuevas tecnologías y el internet es el medio de trasmisión más usado para cualquier cosa,  han supuesto  un desarrollo y una mayor calidad de vida para todo el mundo, haciéndose accesible fácilmente a través de diferentes dispositivos (móviles, tabletas, ordenadores, videoconsolas, Smartphones, etc.).

Nuestros jóvenes ven en ellas un medio por el que relacionarse y desarrollarse para el nuevo mundo que les espera, pero también por el que satisfacer sus necesidades, frustraciones y malestares, lo que puede llegar a convertirse en un riesgos. La implantación de todas ellas, favorece creando nuevas oportunidades pero también nuevos riesgos para quien las utiliza. 

Gaming o Glambling

El juego lleva con nosotros desde épocas inmemorables, en sí mismo es una actividad positiva en la vida de cualquier adolescente, ya que le permite desarrollarse física, psicológica y socialmente, les ayuda a descubrir, a aprender normas sociales y de convivencia, ya que jugar es parte del aprendizaje.

Pero no todos los juegos son iguales, la cultura anglosajona, quizás por su mayor tradición en el campo de las apuestas, diferencian muy bien el juego mediante dos términos extraídos de su idioma. 

Por un lado, el Gaming o videojuegos,  juego que se realiza sin apostar dinero y por el simple hecho de divertirse o pasar un buen rato, algo que es considerado una motivación intrínseca, dado que el refuerzo es la mera satisfacción de juga o ganar, el jugador es un sujeto activo existe control por su  parte y es más, en ellos se requiere desarrollar estrategias y habilidad.

Sin embargo tampoco está exento de refuerzos, ya que el usuario gasta dinero en créditos para mejorar su perfil, pero no tienen ninguna compensación económica si ganas partidas o el juego. También pueden llegar a ser peligrosos para el jugador, pudiendo desarrollar adicción. 

Por otro lado, tenemos el  Glambling online  o juego de azar online,  juego en el que se apuesta dinero aquí la motivación es extrínseca, es decir, el refuerzo es recibido de fuera, cuando ganas la apuesta recibes compensación económica por ello, el jugador no tiene el control y es un sujeto pasivo, ya que depende del azar que suponen este tipo de juegos y del casino claro, que cuenta con profesionales y programas estadísticos que le permiten controlar la situación en todo momento, su práctica conlleva perdidas de dinero sustanciales, resultando peligroso para la persona que juega, cuyas pérdidas económicas y  efectos negativos que genera en su vida, ciertamente, dista mucha de ser una diversión, entretenimiento u ocio.

El auge de los locales de apuestas y el juego online  que en los últimos años viene dándose en todo el territorio Español son la nueva adicción de los jóvenes.

El aumento de apuestas on-line, principalmente las apuestas deportivas o juegos como el póker por internet y una amplia variedad de juegos de azar, están de moda entre los adolescentes, de hecho, están sustituyendo cada vez más a las tradicionales máquinas tragaperras. Los adolescentes están muy familiarizados con las nuevas tecnologías y son presas fáciles de los casinos o de las casas de apuestas on-line. 

Además, la aprobación de la  “Ley del juego” de 2011,  favoreció el incremento de licencias de operadores de juego online y de establecimientos físicos donde poder apostar,  pudiendo encontrar uno a la vuelta de la esquina de casa o de los de colegios.

Esto ha dado lugar a un aumento de adolescentes que consumen con mayor frecuencia el juego de azar como modo de ocio y de ganar dinero, situación preocupante, dado que la vulnerabilidad de los adolescentes ante este tipo de juegos, deriva en muchas ocasiones hacia conductas adictivas como la ludopatía o lo que es lo mismo el juego patológico.  

Qué es la ludopatía

La ludopatía de los adolescentes comienza a ser un problema serio del siglo XXI. Según un estudio de los factores de riesgo de esta adicción, realizado por la Dirección General de la Ordenación del Juego, el 36% de las personas que desarrollaron una adicción se iniciaron siendo menores de edad. Pero habría que preguntarse ¿qué es la ludopatía?

La ludopatía o adicción al juego, es la incapacidad de un sujeto para poner fin a la práctica de los juegos de azar o de las apuestas, a pesar de conocer y ser consciente de las consecuencias negativas, que surgen tras su actividad  y del deseo de parar de jugar. Afecta directamente a los impulsos, produciendo un trastorno y dificultad en el control de los mismos, manifestándose el deseo o necesidad constante de querer volver a jugar. 

El diagnóstico es el mismo que las adicciones “con sustancias” y se trata de forma similar, es un problema adictivo pero “sin sustancias”, se desarrolla una adicción al juego, de la misma manera que sucede en las personas dependientes de sustancias químicas como la cocaína, el alcohol, el tabaco, etc.

De hecho, es muy habitual encontrarse que muchos adictos al juego abusen de sustancias psicoactivas como por el ejemplo el alcohol. Si bien, la ludopatía más habitual en los adolescentes se asocia a los juegos de azar. También, podemos referirnos a la ludopatía como juego patológico, en este sentido, podemos hablar de cualquier tipo de juego de azar (máquinas tragaperras, bingo, ruleta, póker, apuesta deportivas, loterías, etc.) 

Esta propagación del juego y la gran exposición y accesibilidad de los jóvenes a este fenómeno es un factor que puede favorecer al  desarrollo de patologías relacionadas con la adicción, ya que son el nuevo público de estas empresas, que se lucran  económicamente sin tener en cuenta la prevención sobre la salud de los jóvenes. 

Cómo saber si un adolescente sufre adicción al juego

Teniendo en cuenta los peligros que la adicción al juego de azar conlleva, tanto en la salud como en las relaciones familiares, sociales y afectivas, es importante tener en cuenta ciertos indicadores que nuestros hijos pueden mostrar y que pueden ayudarnos a prevenir a tiempo. Fíjese en las siguientes señales de alerta:

  • Encuentra  material de juegos de azar como boletos de lotería, hojas de apuestas y fichas de casino entre las cosas de su hijo.
  • Ve demasiados programas deportivos y tiene un interés casi obsesivo por el resultado de los campeonatos deportivos
  • Va a casinos, a pesar de no tener la edad apropiada.
  • Hace ostentación de grandes cantidades de dinero o compra artículos costosos
  • Es Incapaz de de controlar sus impulsos, necesita jugar cada vez más dinero y más amenudo, aun habiendo intentado varias veces controlar, reducir o abandonar el juego, sin éxito. 
  • Cuando pierde dinero, suele volver para intentar “recuperar las pérdidas”.
  • Se siente nervioso/a o irritable cuando intenta reducir o abandonar el juego. 
  • Responde violentamente si se le interrumpe o se le indica que deje el ordenador, la tablet, el móvil o cualquier otro dispositivo que esté usando.
  • A menudo tiene la mente ocupada en las apuestas o en las jugadas realizadas, demostrando un interés excesivo por “chequear” Internet o pasa mucho tiempo en Internet.
  • Sospechas sobre si se está saltando las clases o si va o no al instituto o trabajo. 
  • Empieza a aislarse en exceso y a no estar interesados en ningún tipo de socialización.
  • Es incapaz de desarrollar con normalidad otras actividades o responsabilidades del día a día.
  • Miente de forma compulsiva y oculta  información.
  • Algunos jóvenes, dado que para apostar de forma online o en determinados locales se necesita dinero, pueden llegar a robar o cometer hurtos y a acumular deudas de forma inexplicable.

El peligro de la publicidad

La creciente agresiva publicidad y las estrategias de marketing que ponen en marcha las casas de apuestas y operadores de juego online para captar clientes, genera en los jóvenes una visión distorsionada de la realidad y unas falsas creencias, intentando “normalizar” su producto, asociándolo a grandes clubs de futbol, personalidades públicas y deportivas de notoriedad.

Además, el tipo de  publicidad que utilizan no comprende de formatos ni de horarios y apuntan directamente hacia nuevos clientes, en este caso a los jóvenes, utilizando campañas protagonizadas por referentes famosos, como deportistas o artistas, haciendo que sea aun más atractivo para los menores.

Los jóvenes ven personajes como Ronaldo y Neymar jugando al póker, son sus ídolos, quieren imitarlos, por lo que favorecen aun más su consumo. Y a esto, añadimos que estos operadores de juego online, están disponibles para los jóvenes las 24 horas al día, facilitando que puedan acceder desde cualquier lugar, en cualquier momento y de forma anónima.

Cómo actuar ante un caso de ludopatía

La primera acción para tener en cuenta, es mantener la comunicación con nuestros hijos, sobrinos, alumnos y todos los menores que nos rodean. Generar un entorno de confianza, que les motive a abrirse y evitar el aislamiento, propiciar las actividades sociales, deportivas o el juego al aire libre y darle las herramientas para que el adolescente consiga alejarse de las conductas de riesgo.

Ante todo, no hay que minimizar un problema como la ludopatía que puede llegar a todas las casas y que puede afectar a nuestros hijos. La prevención es la herramienta más poderosa que hay: prevenir es anticipar, y anticipar es ir un paso por delante en el crecimiento de nuestros hijos. Algunas de las medidas que podemos tomar son las siguientes:

  • Pacta horarios y espacios de uso de tablet, móviles, ordenadores, etc.
  • Supervisa qué clase de aplicaciones y juegos tiene.
  • Fomenta el diálogo en la familia, creando espacios de comunicación.
  • Estimular el deporte y actividades en equipo y al aire libre y otras como la lectura, ver películas y las culturales.
  • Ayuda a tus hijos a que puedan identificar lo que sienten, aceptando la emoción sin huir del malestar que esta les pueda generar.
  • No les des rápidamente soluciones a su aburrimiento, pues deben aprender a tolerarlo. Ellos mismos deben buscar alternativas saludables.
  • En caso de sospecha de ludopatía, no enfrentarse al menor directamente y  buscar ayuda profesional.

Isabel Quiles Arguello, psicóloga de Forum Terapeutic Valencia
www.adiccionvalencia.com

Deja una respuesta